Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

“Tus actos siempre hablan más alto y más claro
que tus palabras” – Stephen Covey

Iniciamos hoy una nueva sección en el blog, con recomendaciones de libros que nos han influido y creemos que pueden ser de interés para vosotros.

El primer libro que hemos escogido es “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, un clásico de la literatura de gestión, escrito por Stephen Covey. El autor propone un nuevo enfoque para la gestión y liderazgo de los equipos y personas. Este enfoque actúa sobre las bases de la efectividad personal y, lo que es más importante, interpersonal.

La idea central del libro es que no importa cuántas personas supervisas, porque solo hay una sola persona a la que puedes cambiar: tú mismo. El resto es un equilibrio para generar las condiciones que permitan a los equipos desarrollarse y mejorar. Por tanto, la mejor inversión que podemos hacer es enfocar nuestros esfuerzos en desarrollar hábitos que aumenten nuestras posibilidades de éxito, asumiendo las decisiones que tomamos y centrándonos en lo realmente importante.

Por supuesto, para cambiar nuestro comportamiento debemos modificar antes nuestra forma de interpretar el mundo y afrontar los retos diarios, trabajando en nuevos hábitos que nos permitan escapar de la inercia y encaminarnos hacia nuestros objetivos.

SIETE HÁBITOS: DEL ÁMBITO PERSONAL AL COLECTIVO

Un hábito está en la intersección de tres componentes que se solapan: el conocimiento y las habilidades (la aptitud) y el deseo (o actitud). El conocimiento indica qué hacer y por qué, las habilidades nos permiten conocer cómo hacer las cosas y el deseo es la motivación necesaria para hacerlas.

Los tres primeros hábitos se centran en el dominio personal, es decir, están orientados a lograr el crecimiento para obtener autonomía e independencia.

El primer hábito – Ser proactivo – se centra en asumir la responsabilidad y ser capaz de ejercitar la habilidad de seleccionar su respuesta ante cualquier estímulo. En el segundo hábito – Comenzar con un fin en mente –, nos ayuda a comprender mejor dónde estamos y cómo dar los pasos adecuados en la dirección correcta. Una vez aprendido esto, estaremos listos para el tercer hábito – Poner primero lo primero –, que nos ayuda a priorizar en cada momento, para organizar y ejecutar acciones según esa importancia.

Los siguientes tres hábitos pasan del dominio personal al ámbito interpersonal y, por tanto, de liderazgo. Se tratan de las relaciones con los demás – trabajo en equipo, comunicación y cooperación –.

El cuarto hábito – Piensa en ganar/ganar – avanza en un rol de liderazgo centrado en situaciones de ganar/ganar. Debemos comprender que la mayor parte de la vida no es solo una competencia, sino una realidad interdependiente, la cual se consigue con cooperación. El quinto hábito – Busca primero entender, luego ser entendido – aborda la comunicación efectiva y de la escucha activa. Es también el hábito más inmediato, porque puede ponerse en funcionamiento de forma inmediata. El sexto hábito – Sinergizar – implica la cooperación creativa y el trabajo en equipo: las personas con mentalidad ganar/ ganar y que escuchan con empatía, pueden aprovechar sus diferencias para generar opciones que no existían previamente.

Finalmente, el séptimo hábito – Afila la sierra –, se refiere a la renovación continua, el mantenimiento básico necesario para mantener los hábitos restantes funcionando adecuadamente.

Un libro que muestra una nueva forma de hacer las cosas, a la vez que proporciona medios para establecer relaciones de confianza mutua y aumentar la implicación para trabajar de forma eficaz en equipo. Muy recomendable lectura.

Comments are closed.