Técnicas para hablar en público y exponer tus productos y servicios a tus clientes

Hablar en público para exponer tus productos o servicios a los clientes es una tarea muy habitual. Sin embargo, esta exposición con audiencia no siempre es grata para la persona que comunica, sobre todo, si no tiene seguridad en sí misma y no conoce las técnicas adecuadas. Pero lo cierto es que exponer en público forma parte del día a día de emprendedores y empresarios por lo que es conveniente aprender a hacerlo correctamente y, sobre todo, superar el miedo a hablar en público.

Por eso, en este post os traemos una serie de consejos para expresarse bien en público con los que la seguridad irá llegando poco a poco hasta que comunicar sea una tarea agradable ¡Aquí van nuestras sugerencias!

1            Practica para ganar seguridad

Cuando hemos hablado en decenas de ocasiones sobre un asunto, ya no es necesario preparar una exposición para que salga perfecta. Pero cuando somos nuevos e inexpertos, nuestro consejo es que toda práctica es poca. Ganaremos seguridad y nos ayudará a memorizar nuestra exposición para que quede más natural. Para mejorar nuestro lenguaje corporal podemos utilizar un espejo o incluso grabarnos a modo de prueba para corregir nuestros errores.

2            Apóyate en complementos visuales

Una pizarra, un panel o una presentación con imágenes ayudarán a apoyar nuestro discurso. Estos elementos facilitarán la tarea al orador y también al público, que podrá seguir las indicaciones mucho mejor. Si es posible hay que realizar la presentación con una muestra del producto, que será un aliado perfecto para realizar demostraciones y permitir al público que vea y experimente de primera mano las prestaciones de las que hablamos.

3            Saca partido a anécdotas y ejemplos

Después de una presentación, el público no recordará tanto qué has contado, sino cómo lo has contado. Para hacer la presentación más amena y llamar la atención del oyente, puedes relacionar el producto o servicio con alguna de tus anécdotas personales o de tus allegados que servirán para relajar el ambiente. Por otro lado, algo esencial y que quedará en la memoria de los asistentes muy fácilmente son los ejemplos.

4            Escoge un lugar adecuado para tu presentación

El lugar en el que realices tu presentación será también importante para estar cómodo y que los asistentes lo estén también. En una charla no todo depende del orador, por lo que habrá que estar seguro de todos los detalles, como que la tecnología esté a punto o que contamos con asientos para todos los asistentes. En definitiva, organizar la sala de reuniones para que no falte de nada. Si no dispones de un lugar apropiado para hacer este tipo de presentaciones tan importantes para la imagen de tu negocio, la opción de alquilar una sala de reuniones nunca te fallará.

5            Intenta no leer todo el tiempo

Para evitar que los asistentes pierdan la atención, intenta no leer todo el tiempo. Por supuesto, puedes valerte de un esquema o de un texto, pero es conveniente que no se lea y que se trate de establecer contacto visual con los asistentes. Solo así ganarás complicidad con el público.

6            Trata de transmitir seguridad

Uno de los retos en las primeras exposiciones públicas de productos o servicios es mostrar seguridad. Incluso si se está seguro de la calidad y de los atributos del producto, los nervios pueden jugar una mala pasada. Por ello, hay que intentar guardar una apariencia segura, con voz firme y postura corporal relajada. Uno de los consejos más útiles es centrarse en una o dos personas del público que trasmitan tranquilidad y evitar así mirar al vacío o al suelo. Con la práctica, la seguridad está ganada.

Leave A Comment